Hace 40 años

Nadie hablaba de cultivos ecológicos ni siquiera nosotras hablábamos de cultivos ecológicos unos pocos años más tarde empezamos hablar: ecológicos y el calendario dinámico aquí/82 nos parecía vamos alucinante no sabíamos lo que teníamos entre manos hemos tardado tanto tiempo en comprender a veces los signos de las bondades de las aportaciones de todas las personas que por aquí han pasado pero a veces también eran tantísimas aportaciones que era imposible abordarlas todas, las propuestas eran muy diversas y todas eran de cambios profundos y nosotros solamente éramos unas pocas personas intentando sostener todos esos cambios llegamos hasta donde hemos llegado y hemos hecho los cambios que hemos podido hacer y sabemos que a veces no han sido suficientes y sabemos que a veces hemos metido la pata y hemos hecho mal y sabemos que a veces hemos hecho daño y sabemos que a veces nos hemos hecho daño nosotras mismas nos hemos exigido más de lo que podríamos dar y por lo tanto también a las demás personas les hemos exigido mucho más de lo que podían dar.

Y desde aquí también pedir perdón perdón por todas las cosas que no vamos a hacer, perdón por todas las frases que no hemos podido escuchar perdón por todos los sentimientos que nos han sido ajenos, perdón por los caminos que no hemos osado caminar, perdón por lo no aprendido ni aprehendido simplemente porque no lo hemos entendido o porque ni siquiera hemos sabido mirar.

Perdón por todo el pasado… resuena la frase de que “un pasado no resuelto es presente” no queremos más ese pasado… cada año lo limpiamos un poco más. Pero no queremos quedarnos atrapadas en él. Queremos también avanzar en el proceso de transformación que estamos llamadas a vivir y a encarnar.

Agradecer, agradecer el coraje, la valentía y la audacia de estas personas y de todas aquellas que en un momento determinado de sus vidas han compartido este espacio con este proyecto, con esta andadura. No podemos hablar de todo lo que ha acontecido durante estos 40 años y no podemos nombrar a todas las personas que han compartido su tiempo aquí. 300 creo que decíamos… y muchas niñas y niños que ahora son mujeres y hombres construyendo otros futuros … aquí, en Gardalain, en Arterra…pero también Valladolid, en Madrid, en Asturias, en Matavenero, en Iruña, en Argentina, en Francia, en Lumbier, en Saragueta, Etxaleku, en Hernani, en Arantxa, en Elizondo…lo que hemos disfrutado con esa cuadrilla de txikis, de adolescentes, de jovenes, y de adultos…todo lo que han jugado, soñado, realizado, creado, inventado… ahora hay una nueva cuadrilla hermosa y chispeante, juguetona y comprometida, están por aquí Ara, Teo, Demba, Inaitz, Nira, Izar, Mael, Luna y Ateri…Eder y kymey desde Italia…

Un recuerdo grande y hermoso para Zeru que está en el infinito.

Cada 10 años ha tenido su identidad propia…y a las personas que han ido llegando ya en la 20etena, les ha tocado correr porque ya era muy avanzado el recorrido, otras nos han abierto caminos que siquiera sospechábamos que se podían caminar con colores que ni siquiera sabíamos que existían y no todas han permanecido, muchas se han ido. hay temas que ya no tratamos en las asambleas, vamos que ya no tenemos asambleas¡¡ que tenemos Batzarres…pero siempre hay temas eternos y el de acogidas y despedidas, sigue presente como el 1º año¡¡¡ algunos míticos como los turnos de comida, que estuvieron 10 años en la agenda…… se resolvieron y hasta hoy¡¡

Reconocer y agradecer el esfuerzo titánico que ha supuesto sostener este proyecto durante 40 años. Agradecer a las personas que estuvieran aquí el primer día y que siguen acompañándonos. Agradecer las personas que han deseado, anhelado y decidieron hacer aquí su vida y asumir los riesgos que esto ha supuesto y supone. Agradecer las personas que han llegado motivadas por el espacio, motivadas por el proyecto, motivadas por el grupo de personas que han encontrado, motivadas por la intriga por la ilusión, motivadas por el reto por el desafío, motivadas por la climatología por el sol, por el cielo abierto de la noche con todas las estrellas que alumbran cada minuto de nuestra noche. Quien sabe lo que cada persona ha visto en este espacio a veces ni siquiera la persona que está dentro de nosotras mismas es capaz de averiguar ello pero sin embargo estamos aquí juntas transformándonos cada día y trayendo a la sociedad lenguajes nuevos, preguntas nuevas, respuestas complejas, caminos audaces, desafíos pertinentes y lo hacemos desde la consciencia y a veces también desde la inconsciencia. lo hacemos desde el nivel de los actos y desde el nivel de los hechos simplemente porque estamos aquí y ahora pero también lo hacemos desde la voluntad, la determinación de proponer cambios concretos a realizar en este momento por estas personas en estos nuestros valles.

Hemos traído a la sociedad para quien ha querido escuchar y para quien ha querido incorporar…. el parto en casa, la lucha política desde la no violencia, la confrontación social, el cuestionamiento de los impuestos, la crianza compartida, el acompañamiento educativo, la igualdad de géneros, el poder desde lo femenino del mundo, el apoyo mutuo, el cuidado personal y organizacional, la facilitación, la construcción de comunidad, la salud, la energía limpia, la creación de redes, asociaciones y organizaciones horizontales para la transformación de nuestros propios grupos y comunidades y del mundo. Hemos traído consciencia sobre los residuos, sobre el cambio climático, sobre la economía circular, sobre la autosuficiencia y la importancia de la autogestión a nivel local para tener cada vez un mayor espacio de autonomía y de resiliencia local, a veces hemos sido brutalmente independientes para sostener estos espacios que desafiaban tanto o más dentro que fuera para poder construir desde otros parámetros hemos necesitado el silencio, estar apartadas, ser muy radicales, alejarnos, para en esa especie de retiro pensante lograr estructurar alternativas posibles.

Ahora lo seremos en la compresión holística del territorio, en el acoplarnos a los ritmos y pulsiones vitales de la tierra, en el biochar, en poner la vida en el centro, en la comunidad como estructura colectiva resiliente que resiste las crisis y las situaciones desafiantes con mayor bienestar y cuidado colectivo. la ekosinuestra al servicio de Todas

La cualidad de la perseverancia, perseverar en todas aquellas cosas que hemos creído que eran posibles independientemente de todos los noes que hemos recibido, buscar el si, si queremos hacer esto….¿ cual es la forma de que esto sea posible??? quizás no es como lo estamos imaginando ahora. Sabemos que tenemos un poco deformadas las mente por el patriarcado y por la dominación.

Desde ese silencio a veces accedemos a otras partes nuestras que no están tan dominadas ni tan impactadas y desde esos espacios de libertad mayor somos capaces de dar respuestas que a nosotras mismas nos desafía y estamos disponibles para esto y lo hemos estado a pesar de revolcarnos de impotencia, a pesar de confrontarnos, a pesar de llorar, de gritar, de pelear, de enfadarnos… pero en el fondo, ahí, en ese fondo siempre hemos estado disponibles para estos cambios… nos ha costado, nos cuesta, nos costará esto no lo vamos a negar…. pero también sabemos que estamos presentes decididas, determinadas, que queremos ser el cambio que decimos y soñamos y esto es lo que nos está costando. Transformarnos a nosotras mismas y desparramarnos por donde vayamos…

En Lakabe, a 20 de marzo de 2020